@2016 Creado con orgullo por Lovely Gourmet,

 

Típs para comer en París 

Datos para hacer tu experiencia la mejor posible:

  • Cuando llegues y saludes al mesonero o maître hazlo siempre en francés. Las palabras ¨bonjour monsieur¨o ¨bonsoir madame¨ pueden ser la diferencia entre una buena mesa o una mala,  entre un trato muy bueno a uno muy equis. Inclusive si no manejas para nada el idioma. Ellos van a apreciar mucho tu esfuerzo. 

  • Nunca, jamás, intentes comunicarte primero en ingles. A los franceses no les gustan mucho los americanos. Es importante hacerles saber rápido que no eres gringo (LOL). Una vez que ya hayas saludado en francés, pregunta: parlez-vous español? Sabes que tienes un 98% de posibilidades de que te digan que no. Está bien. Luego entonces preguntas: Parlez-vous anglais? y entonces continúas con la conversación. Ya no te verán de entrada como el enemigo. Eso me lo enseñó mi papá cuando era pequeña y es un truco que no falla. 

  • A los franceses les gusta mucho la gente educada, bien vestida y simpática. Yo sé que todo esto suena superficial, pero es un tema cultural. Ellos están acostumbrados a modales finísimos y están rodeados de belleza y buen gusto, y  aunque muchos digan lo contrario, los franceses son simpatiquísimos también. Solo hay que saber entrarles. Llegar a un restaurante con short y cholas de playa está muy mal visto. En más de una ocasión hemos observado como rechazan a clientes diciéndoles que están llenos en restaurantes medio vacíos solo por que estas personas no estaban muy bien vestidas. 

  • Para algunos de los restaurantes es muy difícil conseguir reservación. Especialmente para los que son de la nueva corriente popular denominada bistronomía: cocina de alto standard a precios razonables.  Para identificar esos en mi lista utilizaré este símbolo *. Para poder reservar en estos lugares tan populares es casi indispensable utilizar la ayuda de un concierge.  Si te estás quedando en un buen hotel, podrías encargarle esta tarea, pero probablemente no le dedique el tiempo necesario para lograrlo. Hay concierges free-lance que por 10 o 15 $ te consiguen la reservación. Solo te cobran si la logran hacer. Es costoso, pero vale muchísimo la pena.

  • Por último, procura no pedir ketchup. Es peor que llegar en cholas con un ¨hello¨. Mayonesa es más aceptable. Una vez mi hermana y yo estábamos en un café y pedimos papas fritas. El mesonero nos trajo un botella de ketchup y nosotras, bien entrenadas por nuestro padre, le pedimos que se la llevara de la mesa. 5 minutos después teníamos una segunda ración de papas, cortesía del mesonero. True story.