@2016 Creado con orgullo por Lovely Gourmet,

 

Bernesa
Tiempo: 15 minutos
Porciones: 4 personas 
Dificultad: medi0
Ingredientes:
Preparación:
  • 2 echalotes grandes o 4 medianos (Se puede substituir por cebolla- morada preferiblemente).

  • 100 ml (1/2 taza aproximadamente de vinagre de vino blanco).

  • 3 yemas de huevo.

  • 180 gr (3/4 taza aproximadamente) de mantequilla derretida.

  • 1/2 taza de estragón. 

  • Sal y pimienta negra. 

Esta salsa no es difícil de hacer, pero si requiere de mucha atención y ejercicio. Lo mejor es hacerla con alguien que te pueda ayudar a batir y vigilar la temperatura de la mezcla. 

Es importante leer toda la explicación de esta preparación antes de comenzar a cocinar. 

Pica los echalotes pequeñitos y colocalos en una olla pequeña a fuego bajo junto con el vinagre de vino blanco.

 

Cocina los echalotes hasta que se hayan puesto translucidos y el vinagre se haya evaporado por completo. 

Mientras tanto, coloca las yemas de huevo sobre un bowl de acero inoxidable o vidrio. Coloca el bowl sobre la misma olla donde se están cocinando los echalotes, de manera de hacer  un baño maría.

 

Con un batidor, mezcla las yemas enérgicamente hasta que estas hayan adquirido un color palido, casi blanco, y hayan triplicado su volumen. 

En esta etapa es muy importante vigilar la temperatura del bowl. Si las yemas se calientan mucho se endurecen. Cada cierto tiempo saca el bowl de la olla y coloca la mano en la parte de abajo. Si te quemas, significa que está demasiado caliente y el huevo se va a cocinar mucho. Entonces debes retirarla del fuego unos segundo y luego volverlo a colocar. Si te parece que está caliente, pero no sientes que te estás quemando, la  puedes dejar y seguir batiendo. 

Mientras bates constantemente la mezcla, agrega poco a poco, en forma de hilo delgadito, la mantequilla derretida. 

Agrega los echalotes, cuidando que ya hayan absorbido todo el vinagre. 

Agrega sa y pimienta, y finalmente agrega el estragón, picado pequeñito.  

Te puede interesar:

Esta salsa bernesa, o bernaise,  es el acompañante perfecto para un buen trozo de carne y papas fritas. También es muy rica para acompañar unos huevitos pochados en el desayuno, o unos vegetales a la parrilla.